Psicología: con la Iglesia hemos topado

Hace unos días publicaba El Mundo lo siguiente:

http://www.elmundo.es/sociedad/2016/04/06/5703b31422601d607c8b45c9.html

Parece ser que en la llamada I jornada de duelo y multiculturalidad organizada por el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid y la Fundación Pluralismo y Convivencia se planteó un encuentro entre psicólogos y representantes de distintas religiones mayoritarias con el objetivo de acercar las religiones y la psicología al abordar situaciones de emergencia. La idea es potenciar la colaboración y ofrecer a los psicólogos encargados de intervenir en situciones repentinas de crisis formación sobre las distintas formas de abordar el duelo desde diferentes religiones.

Dejando aparte la redacción del propio artículo en El Mundo, la idea en principio es buena. En esencia se trata de ofrecer a los psicólogos una perspectiva antropológica amplia que naturalmente serviría para llevar a cabo su trabajo de forma más eficaz en una situación de creciente diversidad.

Sin embargo, no estoy seguro de hasta qué punto es posible que la colaboración tenga resultados positivos. Creo que el principal error está en comenzar a hablar de duelo en situaciones de emergencia. El proceso de aceptación y asimilación es largo y delicado. Mucho más largo que el momento en el que se puede hablar de emergencia. Cuando la tragedia acaba de suceder lo que necesitan los afectados es orientación, pautas de autocuidado y hacerse cargo de las necesidades mas inmediatas, así como conocer cómo es el proceso al que se van a enfrentar, que es normal sentir y pensar determinadas cosas que con el tiempo mejorarán y, en caso de que no mejoren, deberán acudir a un profesional. Es complicado que un guía religioso evite interferir en este punto con la labor del psicólogo, si bien es de sentido común suponer que, cuando los afectados vuelvan a su vida normal y tengan que enfrentarse a lo sucedido, acudirán a las religiones si son creyentes… ¿pero acaso no lo han hecho siempre? De momento no he encontrado información detallada sobre el modo en que los psicólogos y los religiosos piensan coordinarse, pero parece que este será el aspecto más complicado de este encuentro interdisciplinar.

Por otra parte, en el artículo se habla de las “posibles malas relaciones entre unas religiones y otras”, pero no veo que se mencione por ningún sitio la posible mala relación entre cualquier tipo de religión y una disciplina que pretende mantener un cierto rigor científico. Dejar que la psicología quede subordinada a la religión es eliminarla como psicología. ¿Qué decisión se tomará cuando una disciplina contradiga las pautas de la otra?

Más complicado resulta analizar las posibles consecuencias que puede tener esto para el Colegio como organización y para la profesión en general. Veo probable que haya razones políticas y económicas detrás de todo el asunto, pero esto es otra historia. Como también lo es preguntarnos por qué a los filósofos nunca nos invitan a este tipo de fiestas…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s